Los abrazos robados

He soñado muchas cosas, creo en la magia, en la de las cosas y en la de las personas, pero jamás soñé que en Sant Jordi estaría firmando mi primera novela, de hecho ni siquiera soñé en que me publicarían una. Nunca me planteé ser escritora a pesar de que me encanta leer, escribir se me antojaba una cosa muy complicada, hilar las palabras para contar una historia y que estas hicieran sentir a quien las leyera me parecía que solo estaba al alcance de unos cuantos privilegiados. Empecé a escribir en mi época triste, una manera de llamar a la terrible depresión que sufrí, tenía la necesidad de vaciarme por dentro y no quería preocupar a mi familia que intuía que algo no iba bien, pero no sé si por miedo a saber o por pensar que la cosa no era para tanto no preguntaba.

Una vez que empecé no pude dejar de hacerlo, me relajaba y lo que leía me gustaba. No recuerdo por qué decidí dárselo a leer a mis amigas porque aunque lo comparto todo con ellas me daba vergüenza por si lo escrito a mí me parecía que estaba bien y luego resultaba que no era así. Su reacción me sorprendió, igual que debió pasarle a ellas al recibir lo escrito, aun así pensaba que no eran del todo objetivas porque me quieren, aunque sé que si me tienen que decir que algo no les gusta me lo dicen como hemos hecho siempre entre nosotras. Después empecé a enviarlo a otras personas a las que pedía que guardaran el secreto, las críticas eran positivas y decidí embarcarme en la aventura de intentar que mi novela viera la luz. Leí montones de páginas en las que te explicaban qué hacer para tener éxito con las editoriales, he de decir que la mayoría de estas páginas cuentan lo mismo y ninguno de sus autores tiene nada publicado, así que dejé de leerlas porque me quitaba tiempo para escribir.

El camino hasta firmar el contrato con mi editorial no ha sido nada fácil. Antes firmé con una agencia literaria con la que me sentí totalmente abandonada. Ni un email y cero comunicación si no preguntaba yo, la cosa terminó como imaginaba no pudieron venderla a ninguna editorial me dijeron. Una vez terminado el contrato pregunté si podía disponer de mi manuscrito y me dijeron que sí, la novela volvía a ser mía así que empecé otra vez a moverla, lo que no imaginé es que hay personas que se aprovechan de la inexperiencia y de la ingenuidad de los otros. Al enterarse de que yo había conseguido venderla me pidieron dinero a cambio de romper el contrato que se renovaba automáticamente, cosa que yo firmé y no recordaba, culpa mía por no revisar bien. Todavía no sé lo que pasará porque ese tema no está finiquitado, pero pienso disfrutar de todo lo bueno que me está pasando.

Desde la felicidad que da el no saber porque yo creía que ya no tenía ningún vínculo con ellos seguí intentándolo, montones de negativas no consiguieron que me rindiera, porque no lo hago casi nunca en nada, pienso que si haces las cosas bien y persistes al final lo consigues. Mientras tanto creé este blog y la acogida que tuvo me animó a seguir adelante. Ahora algunas personas me dicen que he tenido mucha suerte, en este caso la suerte se llama trabajo, perseverancia, empeño, constancia y creer en lo que haces. La suerte ha sido dar con una editorial que ha cuidado hasta el más mínimo detalle para que el manuscrito que les envié luzca perfecto, han tenido un gusto exquisito en todo y mientras más miro mis letras convertidas en un libro más me gusta el resultado.

A lo largo de mi vida he tenido días en los que he sido muy feliz, días de esos que en vez de caminar levitas, estos últimos han sido casi todos así. Al recibir un email con la portada del libro, cuando mi editora, a la que le estoy inmensamente agradecida por haber creído en mí, me dijo que había vuelto a leer la novela y que se había vuelto a emocionar como la primera vez, al ver la promoción que han hecho y muchas pequeñas cosas más que han sucedido durante el proceso de edición. Todas estas cosas han ido llegando poco a poco y cada vez que ocurre algo nuevo lloro de emoción porque al principio no soñaba con publicar una novela que ni siquiera había pensado escribir, pero una vez escrita las ganas se metieron dentro de mí para no abandonarme hasta haberlo conseguido.

Estoy superorgullosa, publicar con una editorial tradicional no es fácil y yo lo he conseguido, he compaginado la escritura con mi trabajo y con las tareas de casa, le robé tiempo al tiempo y cualquier hueco me servía para escribir; en el rincón de la cocina donde trabajo apoyada en el arcón congelador y que convertí en despacho entre plato y plato, de camino a la compra hablándole al móvil para no perder ninguna idea, mientras tendía la ropa o fregaba lo platos. Tenía papeles repartidos por todas las habitaciones de casa que luego no encontraba y cuando lo hacía me costaba un mundo ordenar… Mi hijo ha compartido casa con una madre desbordada por no llegar a todo, pasó de vivir en una casa ordenada, donde seguíamos unos horarios más por costumbre que por rigidez, a convivir con el caos y la locura. Nunca me reprochó nada, si necesitaba una camiseta y no estaba limpia, las veces que me olvidé de comprar algo para cenar, camisas sin planchar  y montones de << lo siento no me ha dado tiempo>>.

Ahora por fin celebramos la recompensa de tanto caos y desorganización, a veces también en el terreno emocional. No sé lo que resultará de esta aventura, pero el proceso hasta llegar ha sido tan gratificante y me ha hecho vivir tantos momentos en los que pensaba que explotaría de felicidad que salga como salga estaré feliz de haberlo conseguido. Intuyo que va a ir bien, creo en mi novela, me gusta y está escrita desde el corazón. Desde aquí os seguiré contando, a los que la compréis para leerla agradecida y deseando que os guste, os emocione y disfrutéis de la lectura tanto como lo hice yo escribiéndola.

El seis de mayo estará disponible en librerías y para ir abriendo boca un adelanto el 23 de abril, un día tan bonito y que me gusta tanto, en Rambla Catalunya entre Aragón y Valencia de 6 a 8 de la tarde en la caseta de ediciones versátil. Si queréis más información en mi instagram @pilar_mayo_    también podéis visitar la página de ediciones versátil.

Espero que sea un día especial de esos que guardas en la memoria para siempre.

 

 

 

 

Anuncios

14 comentarios en “Los abrazos robados

  1. Gema Fernandez dijo:

    Nunca había tenido tantas ganas de que llegara San Jordi como este año. Hace años que no me compro ningún libro y me alegro que el tuyo sea el primero después de estos años de sequía lectora para mí.

    Me gusta

  2. 🌠🌟⭐🌞🌈 dijo:

    Allí estaré a las 18 h en punto como un clavo para vivir este día tan especial para ti y para todas las que te hemos seguido desde tus inicios….
    Sant Jordi, 2019 será inolvidable !!!! 😘😘😘😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s